¿Por qué se usa nitrógeno para conservar el vino? El nitrógeno es un gas neutro, inodoro y, evidentemente, inocuo. Cuando se inyecta en una botella de vino abierta, forma una barrera protectora que impide que el caldo se oxide en contacto con el aire y que, por tanto, se altere.

Esta técnica de conservación del vino con nitrógeno se utiliza mucho entre los profesionales (bares, restaurantes, bodegueros) y, sobre todo, en los dispensadores de vino por copa. De este modo, la presión atmosférica del vino se mantiene y el nitrógeno permite conservarlo durante un máximo de tres semanas.

Aquí le ofrecemos la posibilidad de adquirir recargas para los cartuchos de nitrógeno que se emplean en los dispensadores de La Sommelière, con envío gratuito en Francia. 

Filtros activos

Esta categoría aún no contiene ningún producto.